1 fotos:

Pan de agua, fina ensalada curtida y carne de cerdo al horno, son los ingredientes mágicos de los sándwiches de Carreño. Para probar esta delicia sólo hay que llegar hasta el Bypass; ahí, de pie junto a su triciclo encontramos a Luis Carreño Cevallos, quien desde hace 14 años, por la necesidad de un trabajo y las ganas por sacar su familia adelante emprendió en este negocio.

Con tan solo 5 libras de carne y 20 panes obtenidos con la ayuda de algunos amigos y familiares cercanos, quienes también pintaron y adecuaron el triciclo, el 9 de agosto del 2004, empezó su negocio: Primero recorría la ciudad, las calles Mercedes y 7 de Agosto fueron mi primer punto de venta, pero por las inundaciones tuve que buscar un nuevo espacio, dijo Carreño.

Con frases como: Pruebe, si no le gusta no lo paga, o vamos los Carreñazos, los sándwiches de Carreños son la sensación del sabor, actualmente están ubicados en la esquina de la Ciudadela Las Marías o Parada 80, a un costado del Bypass de Chone.

Carreño cuenta que en el lugar ya tiene más de 4 años y que varios de sus clientes lo visitan a diario. Su fe en Dios ha sido su mayor amuleto. Si no has comido sándwiches donde Carreño, no has vivido en Chone, dice con honda satisfacción.

Luis Carreño Cevallos, contó que aproximadamente vende 150 sándwiches al día, a un costo de $0,75 centavos cada uno; su jornada diaria empieza desde las 02h00 de la madrugada cuando pone a hornear la carne, este proceso dura 6 horas que son claves. La atención al público inicia desde las 08h30 y la venta se prolonga hasta las 12h00 de lunes a sábado. El domingo, como buen católico, lo guarda.

Raúl Marín cliente portovejense manifestó: Cada vez que paso por Chone me detengo a degustar entre 4 y 10 sándwiches; desde que un amigo me invitó son mis favoritos, incluso he llevado y recomendado a mis amigos en Portoviejo.

Luis Carreño, famoso por el sabor de sus sándwiches y ejemplar emprendedor que con orgullo nos dice Yo soy de Chone.